Salto, comedia trágica en alta mar

Una artista y una idea atractiva. Dice la gacetilla: Salto, comedia trágica en alta mar cuenta el naufragio de Rita, una reconocida cantante del crucero Splendid quien se ha arrojado al mar a bordo de un bote salvavidas en busca de una vida menos superflua y más real. En un bote a la deriva se suceden los días, los ciclos y estados que atraviesa, sumado a la impredecible realidad circundante. Rita quiso trascender, dar un salto.

Mercedes Hernández (Rita) se desenvuelve con idoneidad en una puesta en escena en donde todos los elementos han sido de una realización muy cuidada. Desde la escenografía y el vestuario hasta las luces y el sonido, todo contribuye a lograr un trabajo teatral ordenado y entretenido.

Pero, dicho esto, viene la pregunta. ¿Por qué la puesta no satisface totalmente? Simple: o la expectativa es muy alta o algo falta. En mi caso, creo que las dos cosas. De cualquier espectáculo teatral uno espera entretenimiento pero cuando hablamos de clown uno espera algo más. En “Salto…” la idea de la dramaturgia se insinúa atrayente e ingeniosa pero su desarrollo en el escenario no logra la contundencia esperada.

Por otro lado, Hernández que ha participado de importantes espectáculos como “Varekai” del  Cirque du Soleil, “Aguas” de Marcelo Katz, “El Palmar” de Marcelo Savignone y otras… es sumamente talentosa pero acá no alcanza a brillar en consonancia con su capacidad.

Gran parte de la puesta hace eje en el juego escénico en el que los sentimientos no se expresan con palabras sino a través del cuerpo y de la gestualidad. La sola presencia de Rita, vestida para una gala, a la deriva en el mar sobre un bote que apenas alcanza para contenerla, permite la construcción de un clima en el que los silencios constituyen un elemento vital como en la música, y solo debería ser interrumpido por la risa incontenible del público (*)

Salto, comedia trágica en alta mar, entretiene y por momentos dispara las risas que permiten vislumbrar lo que podría haber sido.

Si el teatro es juego, el clown va más allá, traspasa la barrera de lo esperable poniendo de cabeza la realidad con ingenuidad y emoción. El orden y lo previsible siempre resultan ajenos a su naturaleza.

La presente crítica corresponde a la función del domingo 12 de octubre de 2014 realizada en NoAvestruz Espacio de cultura.

(*) No ha sido una buena decisión por parte de la producción tomar sus fotografías en la función de prensa; el ruido incesante del obturador de la cámara es al teatro lo que los pochoclos es al cine.

 

Ficha Artística/Técnica:

Intérprete: Mercedes Hernández
Mercedes Hernandez Clown
@mercedeslia

Dramaturgia: Mercedes Hernández, Luisina Di Chenna y María Florencia Alvarez
Dirección: Luisina Di Chenna y María Florencia Alvarez

Asesoramiento en dramaturgia: Gustavo Lista
Asistencia y colaboración artística: Sofia Stafforini
Vestuario: Sandra Szwarcberg
Música original: Luis Sticco
Violín: Verónica Marjbein
Escenografía: Lina Boselli
Realización de escenografía: Ariel Vaccaro
Iluminación: Lucas Lavalle
Coreografía: Anita Gutiérrez
Realización de utilería: Sofía Stafforini
Diseño gráfico: Florencia Hernández
Fotografía: Patricia Bova
Producción: Salto

NoAvestruz Espacio de cultura
Humboldt 1857 (mapa)
Palermo, Ciudad de Buenos Aires

Funciones: Domingos 21 hs
Valor de entradas: $80 – Info y reservas : Tel 11 4777 6956
http://www.noavestruz.com.ar/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *